Amanita muscaria, la belleza tóxica.

Amanita muscaria una seta muy conocida relacionada con cuentos de duendes, gnomos, elfos. También es seleccionada en portadas de artículos y reportajes dedicados a la micológia.

Amanita muscaria

Su sombrero es rojo o con tonos anaranjados, moteado con escamas de color blanco y a veces amarillentos. Su pie blanco, robusto y con un anillo colgante muy característico de esta seta.

Recibe según su zona distintos nombres: Falsa oronja, oropéndola loca, en euskera se le conoce como kuleto falsoa, en catalán de diversas formas como reig bord, oriol foll, reig de fageda… Pero generalmente es conocida por los aficionados a la micología como ‘matamoscas’. Y es que esta seta atrae a estos insectos y los fulmina con una notable facilidad.

Sus componentes tóxicos como erróneamente se cree, no es la muscarina, si no que son varios como el ácido iboténico, muscimol, etc. que actúan sobre el sistema nervioso y su acción es variable. Estas toxinas suelen causar distintos síntomas como vómitos, agitación psicomotriz, síntomas que se asemejan a la embriaguez e incluso a veces depresión neurológica.

A lo largo de la historia, la Amanita muscaria ha sido consumida, desde hace ya cientos e incluso miles de años por muchísimas culturas debido a sus efectos alucinógenos.

A su vez también se creía que tenía efectos de efecto ‘sexual’, como afrodisíaco. En Siberia su consumo entre los antiguos pastores era muy habitual y se la conoce como muchumor o mukhomor. Si nos remontamos atrás unos 6.000 años de antigüedad, era conocida con el nombre de «panx», palabra que deriva de la misma raíz indoeuropea que la palabra utilizada para designar ‘embriaguez’ efecto entre otros que puede desencadenar el consumo de esta seta, la cual ingerida en grandes cantidades puede acarrear a una persona entrar en coma.

Amanita muscaria

Era consumida principalmente por chamanes. Repasando la historia de esta seta llegamos a los bersekers, una ‘casta’ de guerreros vikingos, los cuales eran muy temidos por su fiereza y crueldad ya que al consumirla entraban en una especie de trance que les hacía ser insensibles al dolor y lanzarse a la lucha hasta sin escudos con la terrible furia que los caracterizaba. Según los estudios apuntan a que estos efectos se debían a una de sus toxinas llamada «bufotenina», la cual está presente en la Amanita muscaria. Los distintos datos y ejemplos de su consumo y utilización a lo largo de las civilizaciones es inmenso. El pueblo indígena conocido como «Los koryaks» de «Kamchatka», situado en el extremo oriente de Rusia, también las consumían secándolas al sol y con rituales la elaboraban en forma de extracto con agua, con leche de reno o con otras plantas.

Hay indicios de que los sacerdotes hindúes tomaban un líquido conocido como «soma», que increíblemente era la orina de un esclavo al que, obligado a comer Amanita muscaria, hacían orinar para beberse la mágica poción ¿Con que fin? Una vez que el esclavo había sido obligado a ingerir la seta, este padecía todos los efectos tóxicos que ocasiona la misma y de esta manera todas las sustancias nocivas de la seta se quedaban en sus riñones, en su hígado, etc., de esta manera los sacerdotes podían experimentar los efectos alucinógenos de la seta sin asumir riesgos físicos ni efectos secundarios, ya que la orina no perdía las propiedades alucinógenas de la misma.

La Amanita muscaria era utilizada por los furiosos Vikingos

Como comento al principio del artículo, la Amanita muscaria tiene un llamativo rojo que a veces es anaranjado sobre la que quedan unas características escamas blancas.

Pero debido a las fuertes lluvias, este color intenso de su sombrero puede descolorarse para presentar una tonalidad anaranjada, e incluso amarillenta, llegando a causa del agua el perder sus escamas blancas, que no dejan de ser el resto de su velo parcial, de ahí que también se le conozca como falsa oronja y llegando a ser confundida con la exquisita Amanita caesarea, que como diferencia princital tanto su pie como sus láminas son de color amarillo. Cualquier intoxicación por el consumo accidental de la Amanita muscaria debe ser inmediatamente dirigido al hospital más próximo y comunicar a los sanitarios del centro hospitalario que la atropina, medicamento utilizado habitualmente en caso de envenenamiento por la ingestión de setas, está totalmente contraindicada en este caso, ya que aunque contrarresta los efectos de la muscarina, potencia los del muscimol y el ácido iboténico pudiendo tener el intoxicado una reacción letal.

Amanita caesarea

Características

Sombrero: Puede llegar a medir hasta 25 centímetros de diámetro. Al principio en forma de globo para hacerse convexo y finalmente plano en su madurez, como en la mayoría del género amanita. Su cutícula es separable, de color rojo vivo con tendencia al naranja con la edad. Sobre el hay numerosas pequeñas escamas que no dejan de ser restos blancos del velo. Estas escamas suelen ser de textura algodonosa y dispuestas en pequeños círculos concentricos, de color blanco que amarillean al madurar el ejemplar. Carnoso, consistente y de un aspecto llamativo y atractivo. Su margen es incurvado y ligeramente estriado cuando alcanza la madurez.

Láminas: Son de color blanco puro, libres, anchas, numerosas, ventrudas y con una arista flocosa de sensación algodonosa. Tiene abundantes pequeñas laminillas intercaladas que se pueden observar con bastante claridad.

Pie: Es cilíndrico, fácilmente separable del sombrero. De color blanco a ligeramente amarillo claro, es recto, robusto, lleno y con un anillo colgante que a veces está lleno de pequeñas escamas procedentes del velo parcial al igual que en el sombrero. Su tamaño varía y puede llegar a los 20 centímetros de altura y 3 cm de diámetro. La base del pie es en forma de volva, blanca, fugaz, y en relieve una especie de verrugas que componen círculos incompletos de sensación algodonosa

Carne: Es blanca al corte, algo más anaranjada bajo la cutícula, tierna. Sin apenas sabor, casi dulzón y con olor inapreciable como a rábano.

Su hábitat es diverso,.
Bosques de coníferas (alerces, pinos, abedules), encinares, castañares. También en hayedos, jarales y bosque de frondosas.

Te recomiendo leer este artículo mio sobre la Amanita muscaria y la relación con los vikingos.

Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

UA-59331326-5

Se que odias este Pop Up!

No te mentiré, yo también, pero tiene un motivo lógico.

Si el acceso a este contenido es 100% público, perderá

su utilidad tarde o temprano, así que solo te pido un +1

en Google Plus para tener acceso:

Si no quieres, puedes darle «Atrás», seguir navegando

por Setamania.com y leer otros artículos del blog.

Hola, bienvenido a mi blog.

Me encantaría que te suscribieses a mi Canal YouTube Setamania Aula.

Es totalmente GRATIS.

Hazlo en este enlace:

https://www.youtube.com/channel/UCNXY1Y3MPjIkKlRrZjloqwg

Muchas gracias. Si no te interesa cierra este Popups y sigue disfrutando de                                                     las entradas de mi blog.

Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es Español